Ulysse Nardin

Por más de 170 años, Ulysse Nardin se ha dedicado a la creación de relojes especializados. Es de las pocas casas de “haute horlogerie”, la cual se ha ganado el posicionamiento de master en innovación al explorar lo desconocido y mostrar desarrollos originales en cada uno de sus inigualables diseños.

CONOCE LA HISTORIA

El cronómetro marino y de bolsillo (reloj mecánico de gran precisión, diseñado originalmente para funcionar a bordo de un buque en alta mar, debía controlar el tempo exacto y determinar la longitud geográfica del barco, basado en cálculos astronómicos) ha sido sin duda, la gran especialidad de la casa a través de su historia.

Un ejemplo de su gran maestría en el dominio náutico, es la creación del ¨Galileo Galilei¨ que salió al merado en 1983, este reloj histórico, un astrolabio de pulsera capaz de indicar la hora del día, la hora local, el mes, el signo del zodiaco, la duración del día y de la noche, las fases de la luna, los eclipses lunares y los solares.

Entonces conoció a Karl Scheufele, descendiente de una dinastía de relojeros y joyeros de Pforzheim en Alemania. Al final de una breve reunión, Karl Scheufele decidió adquirir la empresa.

Bajo el impulso de la familia Scheufele, Chopard vivió una expansión espectacular. Reconocida por su creatividad, su tecnología de punta y la excelencia de sus artesanos, la Casa se convirtió en uno de los líderes de la industria de la relojería y la joyería de lujo. Chopard es una empresa totalmente independiente que mantiene una tradición familiar secular.

Es innegable que Ulysse Nardin, por sus diseños y tradición, es una marca vinculada con el mundo naútico, por ende su  colaboración en eventos de primer orden mundial (como el Monaco Yatch Show o el Annual Showboats International Rendezvous de Miami) es constante y aproximan la marca al ámbito marítimo más exclusivo.  La marca también es patrocinadora del equipo Artemis en la famosa America’s Cup (carrera de vela mundial).

La marca fue adquirida en el 2014 por el grupo Kering, reteniendo su independencia operacional y estándares impecables de calidad.